jueves, 27 de diciembre de 2012

Resumen * Desayuno 20 de Diciembre


Era nuestro último Desayuno del año y había que hacerlo por todo lo alto, y así fue. Unos llegaron antes, otros tardaron un poco más, pero todos llegaron, las caras de toda la vida y las caras nuevas, los que hacía tiempo que no veíamos y los que vemos a diario.
Como no puede ser de otra manera, cafés, pinchos y bollería varía adornaron la mesa, pero por poco tiempo, porque como sabéis nos gusta mucho comer. Pero más nos gusta charlar, y en este último café recordamos lo que fuimos haciendo a lo largo del año, rememorando anécdotas. A alguno el café le salió amargo, aunque en absoluto le amargó la mañana, y alguno conoció por primera vez el BDSM, y los ojos se le habrían como platos al escuchar algunas cosas de esta forma de vida que nos une.

Como nos llama la literatura, y como está aún en el candelero bedesemero, nos acordamos de Cincuenta Sombras, y nos consta que hubo quien lo devoró a los pocos días del Desayuno... Y de la literatura a la vida real, experiencias bedesemeras y bricosado, aprendiendo algunos truquillos para disfrutar de esas dulces torturas sin gastar mucho dinero, que todos sabemos que no están las cosas para gastar. Sobre la mesa aparecieron desde improvisadas pinzas de cocodrilo hasta palmetas artesanales, con las correspondientes explicaciones de cómo hacerse uno mismo estos juguetes.

 
Pero no sólo del juego vive el  bedesemero. Algunas preocupaciones salieron a la luz, y la dificultad de encontrar Amo o sumiso (o Ama o sumisa) es una de las preocupaciones más comunes en nuestro mundo. Que además estas relaciones sean auténticas y no sólo un paripé, es algo que a menudo nos quita el sueño. Convenimos en que realmente es difícil comenzar una relación sin dedicarle mucho tiempo a conocerse, a conocerse entre la parte Dominante y la sumisa, por un lado, y de conocerse a uno mismo, por otro. En algunas disertaciones muy interesantes, alguno de los presentes arrojó mucha luz sobre estas preocupaciones que rondan a menudo nuestras cabezas.
Y así, entre risas y debates serios, se nos fue yendo la mañana y nos fuimos retirando, deseándonos, eso sí, unas felices fiestas y un feliz año, y deseando volver a vernos pronto, en un nuevo año que promete venir plagado de actividades.


1 comentario:

  1. Una mañana muy entretenida, tanto por las conversaciones como por las sorpresas.

    Desayunar así es la mejor manera de tener buen dia!

    ResponderEliminar