martes, 18 de junio de 2013

Resumen * 15 de Junio

Iniciábamos la tarde con muchas ganas y mucha ilusión, como siempre que nos reunimos en El Triskel del Norte para uno de nuestros cafés, aunque éste no era un café más, era un “café-interrogatorio”. El Triskel se convertía en una comisaría con su sala de interrogatorios, sus interrogadores con porras y esposas y muy mala baba a la hora de hacer algunas preguntas...



 Después de tomar un café con bizcocho (cortesía de una de nuestras asiduas) y de charlar un rato sobre temas diversos, llegó la hora del interrogatorio. Todos los presentes fueron “sometidos” a un interrogatorio, sentados en un escabel y esposados, mientras los demás escribían en secreto sus preguntas... Algunas de ellas muy interesantes y otras capaces de poner rojo al más sinvergüenza (y podéis creernos que nosotros de vergüenza no estamos sobrados).
¿Qué significa en tu vida el BDSM? ¿Te tocaste alguna vez rememorando algo de lo que pasó en el Triskel? ¿Qué prácticas son las que más te gustan?... y un largo etcétera, hasta el punto de que alguna interrogada prefirió no responder a alguna pregunta... Por supuesto, responder no era obligatorio, pero para el que no respondiese... ¡Condenado! A la jaula. A no ser que... A no ser que esté dispuesto a pagar una fianza, como finalmente hizo nuestra presa de excepción, librándose de la jaula, pero no sin pagar su particular fianza.



 Risas, confianza, más risas, situaciones cómicas... ¿Dónde más que aquí podríamos oir «a que te meto lo que sea en la boca para que estés callado»? Esta fue la “amenaza” de una sumisa a un Dominante durante el “duro” interrogatorio... Sin duda una de las situaciones más simpáticas de las muchas de la tarde. Hubo tiempo también para “bricosado” improvisado, y sin darnos ni cuenta, uno de los presentes nos preparó una cuerda de nudos exquisita para azotar. 
No en vano, alguno no se libró de probarla... Como tampoco faltó quien no se pudo librar de probar la fusta y un par de azotes con la mano. Sin duda, volvería a casa con un ligero resquemor...

 Una tarde que se fue alargando hasta la noche, y que tuvimos que dar por finalizada si queríamos que la gente que tenía que viajar de vueltas a sus casas no se retrasasen hasta horas intempestivas, pero que, sin duda, dio muchísimo de sí. Es una verdadera pena que no podamos poner aquí las preguntas y las respuestas, porque realmente dieron mucho de sí, y nos pusieron los dientes largos para querer saber más y más... ¿Pues qué es más importante en el BDSM que conocerse bien? Y si además nos conocemos pasando una tarde tan divertida, ¿qué más podemos pedir? Como siempre, daros las gracias por hacer que estos momentos irrepetibles sean posible, por hacer que poco a poco, el BDSM en Asturias sea una realidad creciente, y por compartirlo con nosotros. Sabemos que se os hizo corto, así que prometemos repetir.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Vaya pasada de fotos!!! La verdad es que lo pasamos en grande, y aprendimos muchas cosas unos de otros... Tengo ganas de repetirlo :)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que nos lo pasamos muy bien, aunque sois muy puñeteros a la hora de preguntar cosas... eso y que yo a alguna de las preguntas quise entender lo que quise y confese mas de la cuenta :S

    Pero bueno, lo importante es que disfrutamos tanto del juego como del resto de la tarde, y que decir del bizcocho!! Que riquisimo estaba!! Masoquin se puso las botas!!

    Asi que ya esperando la siguiente!

    ResponderEliminar