lunes, 4 de febrero de 2013

Resumen * 3 de Febrero

Sin lugar a dudas, todos los Cafés en el Triskel son gratos e instructivos, pero quizá éste haya sido de los más instructivos de todos. Sin duda, una de las cosas más gratas, el bizcocho de arándanos con el que fuimos obsequiados, con el que podemos dar fe de las dotes reposteras de la persona que lo trajo. 


Aunque no sólo el bizcocho endulzó una tarde fría, la buena compañía y una conversación profunda en torno a los límites, cómo ponerlos, como explicitarlos... y en torno a la confianza, y a la facilidad que tienen algunos para dar confizanza en poco tiempo. Hubo quien descubrió, de la mano de otros, sus propios errores y su propio exceso de confianza, ahí donde no sabía que estaba.


Un café que, esta vez, resultó íntimo y especialmente familiar, aunque, eso sí, con presencia de nuevas caras y caras que hacía tiempo que no veíamos. Y con presencia de algunos juguetes que nos enseñaron algunos de nuestros amigos. También de juguetes de habló, y del uso de algunos de ellos.
Como no podía ser de otra manera, nos hicimos la boca agua los unos a los otros hablando de la fiesta que está al llegar, y que promete darnos muchos momentos de alegría.


Y como quien no quiere la cosa, sin enterarnos, se nos fue echando la noche encima, y ya era la hora de cenar cuando salimos del Triskel del Norte, hasta el próximo evento (en este caso la esperada fiesta).


Como siempre, estos pequeños momentos son gracias a vosotros, que alimentáis el Triskel con vuestra presencia y con vuestras opiniones, con vuestra compañía. Vosotros sois los que hacéis realidad este sueño. Gracias.

1 comentario:

  1. Jo, ¡qué guays tienen que estar esas reuniones!
    Siempre que leo el Blog se me hace a mí la boca agua, jeje, a ver si algún día no muy lejano podemos mi Amo y yo pasarnos por ahí, que no estamos muy lejos (Galicia) ^^
    Un abrazo :)

    perro ladrador {JD}

    ResponderEliminar