sábado, 6 de agosto de 2011

24 / 7. Por sumisoperro


Barbacoa bedesemera, 24/7

A pesar de que alguno se hizo un pequeño lío a la hora de escoger medio de transporte para llegar, llegamos todos. Alguno se marcho antes de tiempo, ya fuera porque al día siguiente se trabajaba o por un accidente familiar que esperamos que no sea grave, y que se recupere pronto.

Después de conocer el entorno y entre columnas y flores buscar nuestro destino, conocimos a una prostituta muy curiosa, y a un bebé y una niña pija menos desenvueltos. Y como en una barbacoa cualquiera empezamos a cocinar.

Comimos, y comimos mucho y bien. A alguno nos tocó comer las costillas asesinas (aunque con justicia no eran tan asesinas, y alguno tuvo que comerse la salsa picante directamente del bote).

A pesar de la vergüenza, de que no queríamos bailar, acabamos bailando, streapteasse, o amagos, incluídos. Y claro, tanto baile anima al toqueteo, y jugando a la gallina ciega encontramos muy buenos premios entre las carnes de los demás.

Hubo también tiempo para jugar a las cartas, tomar algo (alguno tenía mucha sed y bebió mucho, a través de un vasito agujereado), hacer acertijos... para acabar bailando todos una extraña conga en el aparcamiento y, entre risas, volver a nuestras casas lamentándonos de lo corta que había sido la noche.

1 comentario:

  1. Muchas gracias !!

    En cada cronica se leen detalles nuevos, y se disfruta mas a la vez que te ries de nuevo.

    La verdad es que fue una velada estupenda y la muestra de que con muy poquito se pasa genial.

    Un beso !

    ResponderEliminar