viernes, 12 de agosto de 2011

24 / 7. Por Doll

La barbacoa fue uno de esos días que quieres mantener eternamente en la memoria, porque gracias al esfuerzo de nuestros organizadores no faltó nada. Las horas estuvieron llenas de diversos juegos, castigos y múltiples risas por parte de todos.

No sabría muy bien por dónde empezar a explicar —y que quede claro, leerlo no es ni parecido a vivirlo—. Creo que todo empezó con un castigo en conjunto, donde tuvimos que cantar una canción por partes —una realmente mala—, continuando por el el baile “One mariposita”, en el cual había una negra mariposa coronada y dando saltitos por un animado círculo.

Qué más, qué más…

¡La yincana! De los demás concursantes no sé bien que decir, el primero tardó media hora en llegar, el segundo poco menos, la tercera —que fui yo— la que lo hizo más rápido —añadir que hice correr a Lord Dagda como un loco por todas partes— y el cuarto llegó bastante rápido, pero no lo suficiente como para alcanzarme. De ella decir que fue sencilla, pero todos estábamos bastante ciegos en algunas partes, y muy divertida a pesar de los sinvergüenzas que nos estropearon algunas pistas y caminos.

Después de entregar el regalo vinieron más putaditas, en las que tocaron diversas cosas como disfrazarse, comer cierta costilla y beber de un vaso muy, muy especial —maldito vaso—. Con los disfraces tuvimos un enorme bebé, una ramera y una rosada colegiala. Hubo algún que otro azote, con biberones y cambio de pañales, descaradas insinuaciones… En fin, habría que verlo o vivirlo para saber exactamente a lo que me refiero con todo ello. Los que no han podido asistir, no sabéis lo que os habéis perdido.

Cuando llegó la hora de comer hubo de todo, ayudantes de cocina y basuritas, un “soplador” especial que intentaron ayudar en todo momento, poniendo la mesa y sirviendo a los cocineros y cocineras. ¡Qué trabajo! Pero mereció la pena, especialmente cuando llegaron las costillas, que estaban realmente deliciosas, si no fuese porque nos llenamos con lo anterior, estoy realmente segura de que no habrían quedado ni los huesos. ¡Ah! Entre comida y comida salió el vasito especial, con un agujero por debajo por el cual nuestra ama nos daba de beber  desde las alturas. Sí, desde las malditas alturas, acabamos con la cara y la ropa empapada, para eso era el cambio de ropa que nos pedían. Una pregunta que podrían hacerme es: “¿Y por qué bebiste? Haberlo evitado”, no, imposible, ahí estaba la costilla asesina, que estaba completamente empapada de una estupenda salsa brava que te quemaba hasta los labios, y ni el agua te quitaba eso.

Una vez se hubo hecho una pequeña limpieza dio comienzo otro divertido juego, en el cual con los ojos cerrados debíamos encontrar un papelito escondido en cualquier parte del cuerpo. Entre toqueteos de dos de los jugadores, había alguien constantemente dándote golpecitos en el costado que provocaban gritos por parte de una de las personas de las cuales no diremos el nombre. Volviendo al tema del papelito, os preguntaréis, ¿qué contenía? ¡Un premio! Sí, para algunos eso, para otros sólo un recuerdo que te decía que habías tocado en vano.

Tampoco nos creáis unos pervertidos, hubo juegos de inteligencia muy pero que muy entretenidos, con los cuales pensamos e intentamos razonar. Tan obvios, tan obvios, que cuando conoces el resultado terminas dándote un golpe en la frente.

¿Cómo acabó la cosa? Con striptease, señoras y señores, unos cuantos valientes se animaron a subir a la mesa, uno como castigo, dos por diversión y otra por un premio. Sí, esta parte fue realmente graciosa y bastante vergonzosa.

Para acabar, agradecer a todos los asistentes —incluyendo a los que por causas ajenas tuvieron que irse— y a los organizadores por ese momento tan divertido y agradable. Mereció la pena, de verdad.

Se despide con un abrazo, Doll. 

2 comentarios:

  1. Muchas gracias !

    Preciosa cronica Doll!! Ademas de ser la mas larga tambien te ha quedado muy divertida.

    ¿Habra que contratarla como "la ramera dicharachera" ??

    Que bien nos lo hiciste pasar!! Creo que todos nos reimos mucho con tu arte y con tu valor !!

    Besines

    ResponderEliminar
  2. Lástima que por razones imperiosas---tibia rota de mi hijo, por varios sitios ,maleolo incluido, me lo perdiera.Me alegro de verdad que lo pasarais tan bien.Yo después de un Agosto infernal espero volver pronto a la rutina.De momento espero,ya no me atrevo a asegurar nada que nos veremos en el primer neocafelito del 2 de Septiembre.
    KEYEOH

    ResponderEliminar