lunes, 2 de julio de 2012

Resumen del Bondage Picnic


 Empezó el día temprano y soleado en el punto de encuentro que habíamos fijado, desde el que nos dirigimos al lugar previsto, una zona boscosa donde daríamos comienzo a nuestro picnic. Aunque alguna persona le pareció que había mucho que andar, en no mucho tiempo estuvimos en un sitio discreto y resguardado de posibles mirones, donde dar rienda suelta a un día que prometía ser para no olvidar. Un lugar que resalta por su belleza y su tranquilidad, abstraídos de todo el mundo que nos rodea, disfrutando del esplendor del paisaje. 
 Unas charlas, unas risas, y empiezan los primeros nudos, la primera víctima, el osito-mascota de ACA BDSM, que quedó suspendido de un árbol.
 Sería el primero, pero no el último en acabar atado a un árbol, y por supuesto, no sería el último en ser atado. Los atadores empezaron a mostrar con maestría los últimos nudos que habían aprendido, que después lucieron los atados.



  Como no sólo de nudos vive el hombre, hubo un alto para la comida y... ¡más nudos! Nuestra particular “Judini” nos deleitó, como nos tiene acostumbrados, con su capacidad para soltarse de las cuerdas y acabamos la tarde entre risas y charlas amistosas, aunque al final no quedó mucho tiempo para un par de juegos que llevábamos en la cartera.




Aunque claro, no sólo hubo bondage, también a alguno le calló algún azote o le tocó pasear a cuatro patas y hacer pipí en un árbol, incluso acabar bañado, eso sí, agradeciendo siempre a la Señora que lo bañó su delicadeza.


 
Un día muy difícil de olvidar, un día que queda, como tantos otros, en nuestras memorias, gracias a todos los que lo hicisteis posible.


¡¡¡Gracias!!!

2 comentarios:

  1. Ay, qué pena no haber podido ir, la verdad, tenía muchísimas ganas de hacerlo. Las fotos son muy bonitas, y el resumen también :D qué ganas tenía de ir, el aire fresco sienta tan bien, y vuestra compañía igual.

    Bueno, otro día, un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Que día mas bonito! Sin duda el sitio era precioso (ya tenemos donde volver para hacer mas cosas) y facilitó mucho las cosas, por su tranquilidad sobretodo. El atador estupendo, dejandonos alucinados con cada nudo.. Pero lo mejor la compañia.

    No se cuantas veces lo dije ya... pero cuando volvemos???

    ResponderEliminar